Héroes de 4 patas, siempre listos para el rescate

Héroes de 4 patas, siempre listos para el rescate

Apenas unos minutos después del sismo del pasado 19 de septiembre, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) activó el Plan México para apoyar a los civiles en las zonas de desastre causadas por el movimiento telúrico.


Entre las primeras unidades que se desplegaron, acudió la tercera sección canófila, de la primera brigada de Policía Militar.


Sin lugar a dudas, los perros adiestrados para la localización de personas entre los escombros fueron fundamentales para rescatar a personas con vida, así lo señaló para CAPITALMEDIA el teniente de infantería, Jesús Enrique Fernández, quien es el comandante de esta sección.


“El pasado 19 de septiembre tuvimos buenos resultados localizando personas con vida, y desafortunadamente personas que perecieron”, relató.


Estos canes están entrenados para, a través de su olfato y sensibilidad, ubicar a personas vivas, o fallecidas bajo escombros sólidos o incluso húmedos.


“Nosotros localizamos a la posible víctima, y otro cuerpo, en este caso el escuadrón de rescate, se encarga de la extracción de la persona o del cuerpo”, aclaró.


El adiestramiento de los perros de búsqueda y rescate del Ejército Mexicano inicia desde su nacimiento en el Centro de Producción Canina, ubicado en el campo militar número 37-C en San Miguel de los Jagüeyes, Estado de México.


Los cachorritos son hijos de perros de raza pura, ya sean pastor belga o pastor alemán, y son criados por médicos veterinarios militares desde su nacimiento hasta los cuatro meses, momento en el cual son trasladados a las unidades de adiestramiento canino.


“A nosotros nos llega el can cuando cumple cuatro meses. Ahí inicia su especialidad, en este caso es la socialización, que tiene un término de ocho meses, y después de un año estará iniciando su especialidad como tal”, agregó.


Hay perros que por su naturaleza pueden ser más violentos, pueden ser muy tranquilos y otros pueden ser juguetones; estas cualidades son de por vida y, de acuerdo a ello y a sus aptitudes, es como los canes del ejército son destinados a diferentes especialidades y son entrenados con disciplina por ocho meses.


Después del año de adiestramiento, los canes están listos para formar parte de las unidades militares del territorio nacional.


Así, cada una de las unidades envía al personal que será “manejador” del can bajo la figura del binomio canófilo.