La NASA "escucha" ondas electromagnéticas entre Saturno y Encélado

La NASA "escucha" ondas electromagnéticas entre Saturno y Encélado

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), logró oír el sonido de la energía electromagnética que se mueve entre Saturno, y su luna, Encélado.

 Las observaciones hechas por la nave espacial Cassini muestran por primera vez que las ondas viajan en líneas de campo magnético que conectan al "planeta anillado" de manera directa con su mayor satélite.

 La agencia espacial estadunidense explicó que las líneas de campo son como un circuito eléctrico entre ambos cuerpos, con la energía fluyendo hacia adelante y atrás.

 Para lograr escuchar la interacción los científicos convirtieron la grabación de ondas de plasma en un archivo de audio "whooshing", el cual se puede escuchar de la misma forma que una radio traduce las ondas electromagnéticas en música.

 Lo anterior, estableció la NASA, se traduce en que Cassini detectó ondas electromagnéticas en el rango de frecuencia de audio.

 El instrumento RPWS que se encontraba a bordo de la nave espacial fue el encargado de registrar las ondas de plasma durante la misión "Grand Finale". El tiempo de grabación se comprimió a 16 minutos 28.5 segundos.

 "Encélado es este pequeño generador girando alrededor de Saturno, y sabemos que es una fuente continua de energía", dijo el científico de la Universidad de Iowa, Ali Sulaiman.

 "Ahora encontramos que Saturno responde lanzando señales en forma de ondas de plasma, a través del circuito de líneas de campo magnético que lo conectan a Encélado a cientos de miles de millas de distancia", agregó Sulaiman, miembro del equipo de RPWS.

 La NASA expuso que la interacción de Saturno y Encélado es diferente a la Tierra con la Luna, pues el satélite del "planeta anillado" está inmerso en el campo magnético de su anfitrión.

 La grabación lograda por el equipo de RPWS en la Universidad de Iowa y dirigida por el investigador principal, Bill Kurth, fue capturada dos semanas antes de que Cassini pusiera fin a su misión de casi 13 años.

NM