Nueva bolsa de valores impulsará la competencia

Nueva bolsa de valores impulsará la competencia

La Fundación de Estudios Financieros (Fundef) consideró que el inicio de operaciones de la nueva Bolsa Institucional de Valores (Biva), el próximo 25 de julio, es positivo para la competencia; siempre y cuando, el nuevo centro bursátil cree su propio mercado y no se “piratee” las empresas existentes, porque entonces sería una competencia inútil.


En entrevista con CAPITALMEDIA, Jorge Sánchez Tello, director del programa de Investigación Aplicada de la Fundef, explicó que el mercado mexicano es pequeño, no hay muchas empresas cotizables en la bolsa que cumplan con los requisitos contables; y ahora al cotizar en dos bolsas, se elevan costos financieros y al menos un par de casas de bolsa deberán fusionarse o cerrar.


La razón de haber creado Biva, como lo han planteado Santiago Urquiza, director general de Central de Corretajes, empresa a la que pertenece la nueva bolsa, está en duplicar o triplicar el mercado cambiario a cuatro o cinco años, como ocurre en otras partes del mundo donde dice que “no existen monopolios”, como en México, con una sola Bolsa por espacio de 124 años.


Según la World Federation of Exchanges (WFE) y la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB), la economía mexicana se ubica en el peldaño 15 a escala global, y ocupa los primeros lugares en volumen de negociación de productos financieros como OTC, FX, TIIE, swaps y deuda gubernamental.


No obstante, se sitúa en el lugar 23 de capitalización de mercado, en el 24 por el volumen de importe operado; y por empresas listadas el país se coloca en el peldaño 43 con 148 emisoras cuando, en opinión de los expertos, se debería tener como mínimo 850 empresas listadas para estar acorde al desarrollo del país.


Ante los argumentos, Sánchez Tello coincide en que resulta fundamental la competencia, y lo celebra; pero advierte que dependerá de cómo se implementa esa competencia, y Biva agrega valor al mercado cambiario atrayendo empresas.


“En México, el mercado es pequeño y tiene su razón, no todas las empresas cotizan en la bolsa porque no quieren revelar sus estados contables, no tienen la cultura o costumbre de financiarse en la bolsa y prefieren recurrir a bancos, proveedores y hasta familias”.


Entonces, la aparición de Biva, aun tras un año de retraso, luego de que se le otorgara la concesión en agosto de 2017, es positiva, si su activación atrae a más empresas para hacerse públicas y, con ello, amplía el tamaño del mercado de valores.


Y sobre la propuesta de atraer a empresas medianas con un valor de capitalización menor en comparación con la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) donde cada empresa debe tener en promedio tres mil 166 millones de dólares como valor de capitalización, resaltó que el problema no son los costos, sino que haya empresas que participen y cumplan con los muchos requisitos, financieros y contables que se exigen.


Reconoció que, por lo pronto, varias casas de bolsa pequeñas ya padecen con Biva porque se elevan sus costos por tener la misma acción en dos centros bursátiles.