OTT: EL CAMBIO PERMANENTE EN LA FORMA DE CONSUMIR CONTENIDOS

OTT (Over-the-top) se puede traducir literal como por encima de o de manera práctica como un bypass, que en el campo de las telecomunicaciones no es más que un puente para saltar de los servicios tradicionales de televisión (abierta, cable y satelital) a los de internet.


El término OTT es utilizado para definir la distribución de contenidos de televisión o películas vía internet, sin la necesidad de suscribirse a un servicio tradicional de televisión de paga, como Sky o Izzi y se consumen a través de dispositivos como teléfonos inteligentes, tabletas o Smart TV.


El OTT se está convirtiendo en el principal método para el consumo de contenido y se encuentra en lucha constante con la televisión tradicional. Es decir, el contenido no siempre se ve a través de la televisión y no necesariamente tienen que ser programas de televisión, el término OTT ahora comprenda cualquier tipo de contenido visual, como por ejemplo YouTube e incluso otros servicios de comunicación que hacen bypass a las compañías de telecomunicaciones.


Estos son servicios que se pueden alcanzar a través de un proveedor de internet o telefonía y que están disponibles a través de una app, como Messenger, Skype, Periscope y muchos más. Es decir, es cualquier tipo de comunicación que atrae la atención del consumidor, como series de televisión por ejemplo y que llegan a través de brincar al propietario de la señal.


Todo esto representa un enorme reto para las estrategias de marketing digital. Todavía, los publicistas luchan para combatir el vicio de las dos pantallas, comunes entre los consumidores de imágenes hoy en día, que miran la televisión y tienen a la mano una tableta o un móvil y comparten su atención entre las dos pantallas.


Si esto impone el desafío, ahora tienen un reto mayor, ya que el televidente tiene múltiples opciones para acceder al contenido que le interesa. Por ejemplo, antes había que contratar un paquete de programación de alguna compañía de transmisión por cable o satelital, pero ahora el suscriptor puede contratar solo el paquete básico y acceder a otros contenidos en streaming. HBO, es uno de los canales que ofrece esa opción.


Ahora el consumidor ubica una serie de rutas para ver su serie favorita, tanto en tiempo, como en el medio que mejor le convenga. Esto le da todavía una mayor preponderancia al contenido, obligando a los estrategas de medios a seguir el contenido y no el medio.


La cantidad de contenido en que se puede encontrar en streaming es impresionante. Es muy sencillo para los consumidores saber por dónde empezar, pero impredecible saber dónde podrán terminar. La solución son los aparatos de streaming como Apple TV, Amazon TV o Roku.


Estos dispositivos dan acceso a contenidos de entretenimiento, video y música en streaming. Es como si fuera una reproductora de DVD a la que no hay que insertarle un disco. Aparatos como Roku tienen la habilidad de dar acceso a los más grandes proveedores de contenido del mundo, gratuitos o pagados como Netflix, Blim, Cinépolis KLIC, Amazon Video, Hulu Plus, Spotify, Google Play, y YouTube. Miles de canales adicionales de programación de deportes, noticias y para niños.


Roku es el líder en el mercado y parece que es la apuesta más segura. En septiembre del año pasado la empresa se hizo pública, con un valor accionario de 1,3 mil millones de dólares. Hoy, las acciones se han fortalecido, y según la firma de Wall Street KeyBanc Capital Markets, Roku será uno de los grandes beneficiarios del cambio al contenido de video por Internet.


Y esto ¿qué quiere decir, que desaparecerá la televisión de paga? No necesariamente. Las apps de OTT y los servicios diseminados por el internet necesitan de una conexión de banda ancha, que normalmente se obtienen a través su proveedor de televisión. Además, los desarrolladores de contenidos para internet, no tienen gran experiencia en el manejo de ventas, mercadotecnia y servicio al cliente, mientras que las grandes cadenas de televisión, sí.


El hecho es que el futuro de los contenidos de televisión está en el streaming, y es a través de dispositivos como Amazon, Apple o Roku, pues tienen la ventaja que se desenvuelven en un ecosistema digital que ofrece la posibilidad de enlazar a los clientes, los anunciantes y a los usuarios, lo que los estrategas del marketing seguramente agradecen.


The post OTT: EL CAMBIO PERMANENTE EN LA FORMA DE CONSUMIR CONTENIDOS appeared first on Revista Merca2.0.