"Sodomización de calidad y barata", por Marta Flich