Cerrar
sinplacas

Los morelianos que atendemos la legalidad, con su compleja carga de normas y requistos, tenemos un punto de vista similar en la percepción de inseguridad que nos aqueja:
El Ayuntamiento de Morelia y el Gobierno del Estado de Michoacán no hacen bien su trabajo.
No sabemos a ciencia cierta porqué.

El primer eslabón de la cadena en la seguridad pública es la policía de tránsito. Durante un sólo día podemos ver en distintos momentos a elementos, identificados como de tránsito y comunes de la Policía Municipal y Policía Michoacán, detener vehículos de transporte de mercancías (camionetas particulares de poblados aledaños) sobre todo cerca de las accesos a la Capital del Estado. Las razones son diversas: Por no traer bien asegurada la carga o cubierta con lona, dar una vuelta prohibida, estar mal estacionados, etcétera; pero utilizando la ley como pretexto para extorsionar al conductor, con el pretexto de complicarlo más o de recibir una sanción pecuinaria mayor.

Ciertamente puede darse el caso de que se comentan infracciones al reglamento reales, pero en una situación de inseguridad como la que se vive en todo el Estado, las Policías de Tránsito Municipal y Estatal deberían ser honestas y eficientes en su quehacer, priorizando las labores que incidan contra la inseguridad.

Las autoridades Municipal y Estatal realizan acciones que pudieran tener un impacto positivo en la seguridad de la ciudad pero se desvirtúan cuando los fines de éstas se trastocan porque se vuelven ventajosos e ilegales. Desde hace unos días, las quejas de automovilistas por retenes en Morelia que revisan las placas de los vehículos para que estén actualizadas y recogen los vehículos con placas anteriores, se han hecho comunes.

Las placas son para identificar los vehículos, aunque estén atrasadas.

Esos operativos son innecesarios, porque  todos los días,  en todas partes, se deben retener los coches chocolates con placas falsas de CNC, UCD o UDC , los taxis piratas, los automóviles con placas  cubiertas con plásticos oscuros y, sobre todo, los autos o motos sin placas. Quiénes manejan un auto con plásticos o sin placas no quieren ser identificados, porque no andan bien; deben ser retenidos, investigados y enviados al corralón.

Los responsables de esos operativos fomentan la corrupción y la inseguridad. Son ajenos a sentar un precedente de orden y de instituciones correctas y fuertes en Morelia y en Michoacán.

Es más que común encontrar vehículos circulando sin placas, los cuales pueden ser utilizados en actos ilícitos, pero evidentemente no son prioridad de las autoridades mencionadas. Incluso, esas mismas autoridades y sus agentes utilizan así los vehículos, para no ser identificados. Sólo ellos conocen sus fines.

Estos ejemplos de desorden y falta de estrategia de las Policías Municipal y Policía Michoacán evidencían la falta de un verdadero Plan de Seguridad para Morelia y el Estado y la ausencia de compromiso con la ciudadanía.

Según los expertos, Morelia es manejable en materia de seguridad. Según los responsables, hay otras cosas más importantes que hacer.

Eduardo Sánchez Martínez

El Autor Eduardo Sánchez Martínez

Es un Empresario de Morelia Michoacán en diferentes giros, ha sido Presidente de Coparmex en dos ocasiones y fungió como Diputado Local por Morelia durante el período enero de 2008 – enero de 2012...

Dejar Comentario